Música recomiendo: Drexler Al otro lado del río (primero apagar música de fondo, baja un poco)


Hacia un NUEVO paradigma de CIVILIDAD !!!!!

martes, 17 de diciembre de 2013

Excelente !!!! (Artículo de Cristián Opaso)


¡Los 40 años fueron sólo el inicio!
Un pedido para mantener la practica de la memoria y la verdadera reconciliación
Texto y Fotos
Cristián Opaso
                No creo tener palabras adecuadas para describir la emoción que nos embargó a tantos chilenos y chilenas al vernos inundados por la avalancha de especiales de televisión, obras de teatro, exposiciones, lanzamientos de libros, seminarios y otros cuanto-hay, que este pasado Septiembre inundaron el país en recuerdo de los 40 años del sangriento Golpe de estado de 1973. Muchos nos preguntamos porqué ahora, tantos años después, esa cantidad y magnitud de actos culturales, que parecieran haber querido compensar lo mucho que faltó por hacer y decir en las cuatro décadas anteriores. Temimos también que fuese un milagro de corta duración.
                “Ojalá que dure cuarenta años más” decía en un canal de TV el camarógrafo  Pablo Salas –conocido por su audacia en disparar y registrar con su cámara en los años más peligrosos.
                Pues bien los deseos de Salas, compartidos plenamente por quien estas palabras escribe, podrían al parecer llegar a ser realidad.

                Lo digo por lo que expresaron en Septiembre las murallas de Santiago -sí, las murallas también hablan- y por los eventos político-sociales que no paran de organizarse.

Fíjense ustedes el tenor de los mensajes que aparecieron pegados en afiches artesanales repartidos en algunas zonas céntricas de la capital Chilena:
                “La Lucha contra el Poder es la Lucha de la Memoria contra el Olvido”
              “La Memoria esta Viva, Anda Luchando”.
                Impacta la simpleza y claridad sobre la importancia estratégica del recuerdo y la necesidad de un trabajo permanente por recuperar y elaborar la memoria que se percibe en estos afiches sin firma que se pegaron en Septiembre en este Santiago aún ensangrentado.
                Pero esta recuperación de la memoria y esta reconciliación con el pasado, no debiese significar quedarnos pegados en lo que sucedió, ni desechar la justicia, sino participar en una construcción que dignifica nuestra historia, como lo proclama otro de los afiches.
                “Construyendo Memoria Dignificamos Nuestra Historia, No a la Reconciliación con los Genocidas”
                Este propósito de seguir construyendo esta memoria no debiese tampoco estar exento de ese ingrediente de construcción histórica esencial para estos tiempos tan difíciles: la esperanza y la alegría. Según las murallas de Santiago, esos necesarios ingredientes no dependerían principalmente de quienes asumirán en Marzo el recambio de las cúpulas políticas :
                “En los Salones Donde Imperan los Grises, está en Nosotros Cambiar estos Matices”.